City View Havana
Musicians Havana
Malecon Havana
Havana Queens
Paladar Havana
Museum Havana
Beach Havana
Nightlife Havana

¿Qué hacer en La Habana?

Una de las ciudades más fascinantes de la tierra, una ciudad paradójica con gran presencia

 

Con más de 2 millones de habitantes, la capital de Cuba ofrece mucho más que solo una sorprendente zona colonial. La Habana es excitante, agotadora, con un toque de ansías y neurótico a la vida. Así como es el centro político y económico de Cuba, también es el centro de la vida cubana artística, cultura juvenil y aspiraciones para el futuro.

La ciudad literalmente le ofrece a cada visitante algo especial. Como La Habana puede ser bastante abrumadora al principio, les recomendamos una de las excursiones guiadas por la ciudad con el fin de conocerla. Un reconocido tour operador local con guías multilingües y con licencia le permite descubrir la Habana by Bike, La Habana Moderna, La Habana Colonial, y seguir los rastros del famoso escritor por el camino de Hemingway.

Para los amantes del buen cigarro y del ron, que es altamente reconocido en Cuba, recomendamos la excursión de Caribbean Tours Tabaco & Ron. Si cuenta con poco tiempo se ofrece el tour de Panorama Habana, que condensa todos los lugares que uno no se debe perder durante una visita a la Habana en un solo programa. Durante las tardes una gran cantidad de cafeterías, bares, paladares, restaurantes y night clubs pueden ser visitados. Uno no debe de perderse bajo ninguna circunstancia el espectáculo de danza moderna Havana Queens, o una visita al legendario Cabaret de Tropicana Club.

Debido a su ubicación única, el Loft Habana ofrece la base perfecta para las personas que realmente desean explorar la ciudad de La Habana. El barrio que rodea los Lofts en La Habana Vieja es, sin duda, el mejor escaparate de la arquitectura colonial en Cuba. A dos cuadras del Loft Habana se encuentra la Plaza Vieja, construida en el año 1500 para crear un espacio de corridas de toros y apto para muchas fiestas.

Tres cuadras al norte se encuentra la Plaza de Armas, la plaza más antigua de La Habana. Por la noche, la plaza es iluminada con lámparas de filigrana antiguos, y muchas veces en horario de la noche toca una orquesta al aire libre. Este es el foco de una gran parte de la vida de las calles de la ciudad restaurada y está rodeado de cafeterías, bares, paladares y restaurantes. A tan sólo 2 calles más allá, está la Plaza de la Catedral. Esta hermosa plaza una vez fue un lugar bastante cutre, conocido como Plazuela de la Ciénega (Little Swamp Square). Uno de los lugares favoritos de Ernst Hemingway en un amplio ambiente. A la vuelta de la equina también se encuentra la famosa Bodeguita del Medio.

El enorme y a la vez grandioso Capitolio, domina el horizonte por todas partes. Construido en la década de los años 1920, se asemeja mucho al diseño del Capitolio de Washington DC. Al lado se eleva el extravagante Gran Teatro de la Habana, donde el Ballet Nacional de Cuba realiza sus espectáculos. El Gran Teatro ocupa parte de un lado del Parque Central, que siempre parece estar lleno de actividades tanto de día como de noche. Un rincón del parque se llama apropiadamente la “equina caliente”, ya que ahí se reúnen los hombres a discutir con vehemencia sobre el béisbol. Justo aquí también se encuentra la espléndida fachada en estilo neobarroco del Hotel Inglaterra, llamado así porque era popular entre los primeros viajeros procedentes de Inglaterra. 

En el lado este del parque se encuentra el Museo Nacional Palacio de Bellas Artes, que contiene la colección más grande de antigüedades en América Latina tal como las obras de Goya, Rubens, Valázquez, Turner, Gainsborough, Canaletto, y muchos más. Cerca de ahí se puede encontrar el “El Floridita”, el bar favorito del escritor E. Hemingway. Se dice, que el cóctel daiquiri fue perfeccionado aquí, y que Hemingway incluso inventó su propia versión del mismo, el “daiquiri especial” que todavía se sirve aquí.

Camino al norte desde el Parque Central está el Prado, conocido oficialmente como el Paseo de Martí, el histórico paseo popular que se extiende por todo el camino hasta el Malecón. El Prado divide oficialmente Habana Central de La Habana Vieja, y forma un punto de referencia fácil entre la transición, ciudad turística antigua y ciudad real de los trabajadores habaneros. El Centro de Habana es descascarado, antiguo, pero a la vez colorido con viviendas en ruinas y mercados llenos de personas, mientras que el distrito de Vedado contiene amplias calles, es más tranquilo, elegante y con su fuerte e impresionante Plaza de la Revolución. El área alrededor de La Habana contiene una mezcla impresionante de cosas que ver – desde el clásico Miramar en el Oeste hasta el Parque Lenin, un asombroso jardín botánico, rastros del famoso escritor E. Hemingway, hasta una playa al Este de la ciudad.

Desde la bahía de La Habana Vieja, hasta el Castillo de los Tres Santos Reyes Magos del Morro recorre un túnel con huecos debajo la ciudad. Esta fortaleza del siglo 16, con paredes de 3 metros de espesor tomó 40 años en completarse. Todavía domina el horizonte del Este, junto al faro principal. Desde aquí se aprecia un atardecer absolutamente impresionante.

Descubre La Habana de manera auténtica ...

¿Listo para reservar un Loft único?


RESERVACIONES

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo